Espejito, espejito…

Espejito, espejito...

Este espejo rompe moldes. Si lo pones en una pared blanca, tu espacio se llenará de señorío. Si lo cuelgas en paredes de color, el efecto rococó está asegurado.

Seguro que te falta uno.

Anuncios